¿Necesitas ayuda? Pregúntanos!

Andadores

Uno de los problemas a los que se enfrenta la población, a medida que envejece, es poder caminar de forma autónoma. A veces, problemas óseos o musculares, enfermedades o el propio deterioro del cuerpo pueden llegar a convertir un simple paseo en una misión imposible.

Pero gracias a la tecnología y los avances en el conocimiento de los movimientos corporales, se han podido desarrollar ayudas como el andador para ancianos, una herramienta que se está convirtiendo en el gran aliado de la población de más edad, así como para quienes debido a un accidente o una enfermedad degenerativa, ven mermada su capacidad para caminar.

El andador proporciona a quien lo utiliza la independencia que necesita para su vida cotidiana. Con este gana en autoestima, ya que al no depender de otros para poder desplazarse, se siente mucho más libre y no tiene que pedir ayuda de manera constante.

Un andador para ancianos está diseñado para ser seguro y ligero. Quienes tienen algún tipo de movilidad reducida o les falta estabilidad, pueden manejarlo con suficiente habilidad, reduciendo el riesgo de caídas y los daños derivados. Por ello, cada vez son más las personas que buscan este tipo de ayudas, tanto para ellos como para sus seres queridos.

Andador para adultos

Un andador para adultos es un sistema de barras fabricadas en metal y colocadas de tal modo que crean un soporte. Para que al caminar no haya riesgo de desplazamientos no deseados, en las patas se colocan unos tacos, normalmente de goma, que retienen la estructura en el suelo de forma estable.

Además, para mejorar la sujeción mientras se camina, el andador para adultos lleva unas empuñaduras, que se adaptan a las manos con el fin de hacer más fácil el movimiento. En definitiva, un andador para adultos es una solución cómoda para el desplazamiento.

Existen varios tipos de andadores para ancianos, y en La Casa del Enfermo tenemos todos los que necesitas. Productos de gran calidad y marcas de prestigio, a precios asequibles para que tus problemas de movilidad sean más llevaderos.

El andador para adultos simple es uno de los más buscados porque es muy estable y supera en estabilidad al clásico bastón. En cierto sentido es el más complejo a la hora de manejarlo, ya que debe levantarse y llevarlo hacia delante, dar unos pasos y repetir el proceso.

Si buscas algo más cómodo, los andadores articulados simplifican en buena medida el proceso de caminar, porque son más versátiles y permiten ir caminando a la vez que avanzan sin tener que levantarlos del todo. Son un poco más caros, aunque no tanto como para que sean inaccesibles. Y al proporcionar una mayor movilidad, son los preferidos por quienes los tendrán que utilizar durante el resto de su vida.

Andadores para personas mayores

Los andadores para mayores son imprescindibles para quienes no pueden hacer algo que nos resulta tan sencillo como caminar. Se trata de algo que damos por sentado, hasta que por alguna razón, a nosotros o a alguien cercano, le surge este problema.

En esta situación, tener que depender de alguien todo el tiempo resta incluso cierta medida de dignidad. Seguro que quien presta la ayuda lo hace encantado, pero la persona que depende de ello puede llegar a sentir una gran carga emocional, la verse impedida, temporal o definitivamente.

Los andadores para personas mayores tienen la particularidad de poder usarse tanto dentro como fuera de casa. Aunque hay modelos específicos que se emplean para interior o exterior. Por ejemplo, modelos plegables que se pueden cargar con facilidad en el coche, más ligeros y versátiles que los de todo uso.

Otro tipo de andador para adultos es el modelo para hacer rehabilitación. Este andador se utiliza para facilitar el proceso de recuperación cuando se ha sufrido una lesión, y por algún tiempo las piernas no se han usado. Los músculos se debilitan y es necesario volver a fortalecerlos antes de poder caminar de forma autónoma. Estos andadores soportan buena parte del peso del cuerpo, con el fin de moverse mientras se va recuperando la persona.

Andador con ruedas

Los andadores con ruedas pueden llevar entre dos y cuatro, y su uso es algo diferente al de los convencionales. La idea es reducir el esfuerzo que se requiere al caminar, por lo que se va desplazando a la vez que la persona que lo usa.

Un andador con dos ruedas suele estar pensado para uso en espacios interiores, sobre todo porque el tamaño de estas no permite caminar por zonas que no sean perfectamente llanas. A veces se usan para pasar de los andadores básicos a los que tienen 3 o 4 ruedas, algo más difíciles de manejar sin práctica.

Estos últimos son más versátiles y cuentan con ruedas de mayor tamaño. Incluso incorporan frenos o ruedas direccionales, lo que los convierte en los más recomendables para moverse por caminos menos regulares.

Andador con asiento

El andador con asiento es un modelo que está pensado para proporcionar un lugar de descanso en cualquier momento. Así, en caso de que al ir caminando la persona que lo usa se canse, no necesita buscar un sitio donde sentarse, sino que solo tiene que desplegar su asiento y pasar un rato cómodamente.

Es ideal para largos paseos, conversaciones con amigos en la calle y un sinfín de otras ocasiones. En nuestro catálogo puedes encontrar varios modelos de andador con asiento, para que elijas el que mejor se adapta a tu ritmo de vida.

Como especialistas en ortopedia y soluciones para la movilidad, en La Casa del Enfermo tenemos todo lo que necesitas para mantener tu independencia y vivir una vida más plena. Los andadores para adultos son uno de los elementos más interesantes si tienes problemas al caminar, bien sea debido a un accidente o una enfermedad, temporal o permanente.

Entra y mira nuestro catálogo para escoger el andador para ancianos que mejor se adapta a tus necesidades. De todos los tipos, modelos y precios para que puedas elegir en función de lo que te propones.

¡Que nadie te pare! Sigue caminando con un buen andador.